martes, 6 de julio de 2010

VOLVEREMOS A HABLAR DE AQUELLOS AVENTUREROS




El titulo original es: E riparlaremo dei gentiluomini di fortuna. Es la quinta parte y consta de 36 paginas en las que buscarán un autentico tesoro.

Y aquí está de nuevo el señor Corto Maltés, que prescindiendo de su cohorte de amigos (Steiner y Tristán), se embarca en la búsqueda de un tesoro perdido, que llevaba un galeón español. La única pista que tiene es una carta en la que viene una leyenda. Y el sabe que son cuatro los ases que señalan el punto exacto de donde se encuentra el citado tesoro.
La descendiente de uno de los piratas, la señorita Ambigüedad, tiene otro de los ases y hasta ella se dirige nuestro aventurero.
Una vez que toma contacto con ella, esta le comenta que otro tipejo, Rasputín, tiene otro As y que casualmente se encuentra atracado en el puerto de la ciudad donde ellos dos se encuentran. Y también casualmente, Rasputín es un antiguo conocido de Corto, y no precisamente de bares.
Pues bien, aquí está toda la trama. Los tres se ponen a buscar el tesoro, a sabiendas de que no tienen la última carta, y van buscando un poco al tun tun.
Al final de la historia, la señorita Boca Dorada le envía vía carta, el último As, pero ya es innecesario.
Esta aventura, lejos de seguir la trama de las anteriores, nos adentra en una historia de piratas, donde los cañonazos, las calaveras, catalejos y hasta un loco guardián del tesoro, se ven las caras siempre gozando del dinamismo del que siempre hace gala el gran Hugo Pratt.

No hay comentarios:

Publicar un comentario